Los Chismes Son Buenos Para La Salud Emocional

Los%2BChismes%2Bson%2BBuenos%2Bpara%2Bla%2BSalud%2BEmocional Los Chismes son Buenos para la Salud Emocional
“Se lo voy a contar a todo el mundo”, decía una amiga mía cuando tenía un buen chisme que compartir. “pero recuerda: yo no te lo conte”.

A casi todos nos gusta enterarnos de las últimas noticias, pero no nos gusta considerarnos chismosos. Bueno, pues está circulando un rumor que podría tranquilizarnos: los psicólogos opinan que chismorrear es bueno.

¿Que paso? , ¿Que sucedio? , ¿Quien?

“El chisme es una manera de mantenerse al corriente de los altibajos de la sociedad y de manejar las alianzas”, explica el psicólogo Frank McAndrew, profesor en el Know College de Illinois. “Nos ayuda a saber quiénes somos y cómo encajamos”. Ese sentido de pertenencia es vital para la buena salud emocional.

Chisme real y rumores

Claro, no todas las historias que compartimos son inocentes. Los expertos distinguen entre rumores (a menudo sin fundamento y maliciosos) y chismes (en general, información real). Pero aunque los chismes sean verdad, no siempre son agradables.

Cuando el chisme es de un sujeto…

Cuando el sujeto es alguien que nos supera en la escala social, nos interesan las historias que lo hacen verse mal. La razón es que la información negativa podría ayudarnos a subir uno o dos peldaños.

Por el contrario

Cuando el chisme tiene que ver con alguien que se halla en un nivel social inferior, las buenas noticias nos ponen alerta, porque la fortuna podría colocar a nuestro rival por encima de nosotros. Intercambiar historias con los vecinos también ayuda a que una comunidad establezca límites morales.

El chisme generador de verdades ocultas

Según McAndrew, “el chisme nos permite compararnos socialmente con otros”. Y es posible que tenga un fin todavía más elevado: nos permite intercambiar verdades que de otra manera podrían permanecer ocultas, y de esa manera pinta para todos una imagen más creíble de lo que significa ser humano.