Una Rica Dieta En Cereales

Después del ayuno nocturno, el organismo debe reponer las reservas consumidas durante el sueño, de ahí la importancia de un buen desayuno. El desayuno debe proporcionar aproximadamente el 25% de la energía que el organismo necesita. Un desayuno sano y equilibrado contribuye por su aporte energético y nutricional a una correcta alimentación y permite un mejor rendimiento físico e intelectual.cereales en el desayuno

El desayuno más compuesto es el de lácteos, cereales y fruta

El desayuno más adecuado es el compuesto por lácteos, cereales y fruta (o zumos de frutas). Los cereales para desayuno son una de las formas más completas de consumir cereales. Los cereales para desayuno se obtienen industrialmente a partir de diversos granos de cereales, principalmente trigo, maíz y arroz, que son sometidos a procesos por los que se consiguen que estallen, se hinchen, se aplasten o se transformen en copos. Estos productos se han convertido en una de las opciones más fáciles de consumir, y gozan de gran aceptación entre la población infantil y juvenil, reemplazando a otros alimentos habitualmente consumidos en el desayuno como el pan o los productos de bollería.

Los cereales de desayuno suelen estar enriquecidos en determinados nutrientes e ingredientes alimentarios, con lo cual aumenta el valor nutricional del producto. En este sentido, son un claro ejemplo de alimento funcional, que contribuye a mejorar el estado nutricional del individuo que los consume. La industria alimentaria ofrece una gran variedad de cereales de desayuno de distintas formas, colores y sabores, destinados a satisfacer los gustos y necesidades de los consumidores de cualquier edad.

Los cereales son Fuente de vitaminas y minerales

Existen diferencias significativas entre los distintos tipos de cereales de desayuno presentes en el mercado en lo que respecta a su composición y valor nutricional, dependiendo de la marca comercial y los procesos de fabricación empleados.

En general, los cereales de desayuno están constituidos por:

Cereales: como trigo, arroz, maíz y avena o arroz. Asimismo se puede utilizar el extracto de malta. – Azúcares: tales como sacarosa (azúcar común), aunque también incluyen dextrosa, jarabe de glucosa, miel y caramelo.

Vitaminas: Los cereales de desayuno están enriquecidos en ciertas vitaminas (B1, B2, ácido fólico, B12, niacina, vitamina A y D), necesarias para un adecuado crecimiento y desarrollo. El ácido fólico, por ejemplo, es esencial en el embarazo para el adecuado desarrollo del feto, evitando así malformaciones fetales (espina bífida).

Minerales: como el calcio, fósforo y hierro. El calcio y el fósforo son esenciales para el crecimiento y mantenimiento de la masa ósea y el hierro es fundamental para la formación de los glóbulos rojos, evitando la aparición de anemia ferropénica.

Otros ingredientes: frutas desecadas, frutos secos, cacao… enriquecen el producto en nutrientes, aroma, sabor y textura.

Hidratos de carbono Es el componente mayoritario de los cereales de desayuno, en una proporción que oscila entre el 75-90%. Estos hidratos de carbono proceden mayoritariamente de los cereales y azúcares añadidos (miel, caramelo o chocolate). Se trata mayoritariamente de hidratos de carbono complejos (almidón) que se absorben lentamente y proporcionan energía durante toda la mañana.

Proteína Supone entre un 6 y un 10%. Es una proteína de calidad biológica intermedia al ser deficiente en lisina. La carencia en lisina, característica común de todos los cereales, es mayor en el caso de los cereales de desayuno a causa de las alteraciones que tienen lugar en la proteína como consecuencia de las altas temperaturas a que son sometidos en su elaboración. Sin embargo, esta carencia se compensa si se combinan con productos lácteos (yogur, leche), ricos en lisina, aumentando la calidad de su proteína.

Grasa Su contenido en grasa es bajo (2-4%), a excepción de los que llevan adicionados frutos secos o desecados o chocolate (6-7%). – Fibra La fibra supone entre 1 y 5 g /100 g de producto, siendo más abundante en aquellos que incluyen granos enteros, salvado o frutos secos (entre 9 y 29 g/100 g).

Una gama de variedades en cuestión a cereales se refiere

Cereales integrales (All bran) Los cereales integrales se presentan generalmente en forma de copos y son la manera más simple de procesar los cereales integrales. Su elaboración se basa en la cocción de los granos integrales en agua, un posterior secado hasta alcanzar el grado óptimo de humedad, una fase de prensado para transformarlos en copos y, finalmente, el secado o tueste de los mismos. Se pueden consumir directamente o acompañados de leche, yogur, zumo de frutas con lo cual aumenta su valor nutritivo.

Copos procesados (Corn flakes) Los copos procesados se elaboran a partir de una harina más o menos refinada y no del grano entero. Suelen estar adicionados de sal, azúcar, malta y diversos extractos para darles sabor, además suelen estar enriquecidos en vitaminas y minerales para compensar las pérdidas de estos nutrientes al emplear harinas refinadas.

Este tipo de copos son más sabrosos, crujientes y apetitosos, pero presentan el inconveniente de su elevado contenido en azúcar y su menor riqueza en vitaminas y minerales, aunque este último aspecto se intenta subsanar con la adición de estos nutrientes (fortificación) al producto.

Cereales inflados Los cereales inflados se elaboran insuflando aire a presión en pequeños fragmentos de masa hecha con la harina de diversos granos. El producto resultante es esponjoso, ligero y crujiente, pero menos nutritivo que los copos de cereales integrales.

Ventajas e inconvenientes de los cereales

VENTAJAS

– Los cereales de desayuno son alimentos muy calóricos, pero pobres en grasa. Teóricamente, contribuirían a bajar el porcentaje de energía que se deriva de la grasa mientras que aumenta la ingestión de otros nutrientes.

Se ha comprobado que los niños que toman cereales de desayuno tres o más veces por semana consumen significativamente menos grasa y más fibra, vitaminas (B1, B2, B6, B12, A y D y ácido fólico) y hierro que aquellos que no los tomaban.

– Por su bajo contenido en grasa, resultan muy aconsejables para prevenir el sobrepeso o la obesidad. Existen estudios que demuestran un menor porcentaje de sobrepeso y obesidad entre niños y adolescentes que consumen habitualmente cereales para desayunar. Pero no debe de consumirse más de la cantidad indicada al dia (30 gr), ya que su abuso se ha relacionado con la obesidad que sufre gran parte de la población norteamericana. – Una ventaja es que su consumo induce de manera significativa un mayor consumo de lácteos y, con ello, una mayor ingesta diaria de calcio, ya que ambos alimentos se suelen consumir combinados.

– Al estar enriquecidos con una amplia variedad de vitaminas y minerales, permiten cubrir mejor las necesidades diarias de estos nutrientes.

– Su elevado contenido en fibra favorece la regulación del tránsito intestinal y ayuda en la prevención y tratamiento de ciertas patologías intestinales.

– Los cereales de desayuno son pobres en ácido fítico. Este compuesto, presente en el grano del cereal, disminuye la absorción de calcio y el hierro, al formar compuestos insolubles. Los procesos de elaboración de los cereales de desayuno suponen la pérdida por hidrólisis parcial del ácido fítico. La destrucción del fítico aumenta cuando se emplean altas presiones. Esto supone una reducción del 70% del fítico en el caso de la elaboración de copos y de un 33% en la de escamas.

INCONVENIENTES

– Su contenido en sodio y azúcar en algunas variedades suelen estar por encima del aconsejable. Tanto el sodio como los azúcares se les añaden con objeto de potenciar su sabor y mejorar su textura.

Leave a Reply