Como Alimentar Sanamente A Los Nios Melindrosos 7 Reglas De Oro

Relájate! Ser melindrosos es parte de ser un niño. No te tortures si no babea cuando mira el puré de camote que hiciste, o el pollo que partiste en cuadritos pequeños para que fuera fácil de comer. Aquí mencionamos unos tips que pueden ayudarte a mantener la cordura a la hora de comer.

1. Un alimento a la vez está bien. Los niños necesitan tiempo para acomodarse y acostumbrarse a nuevos alimentos al igual que tú necesitas acomodar un par de zapatos nuevos. Algunos toddlers prefieren un alimento a la vez.

2. Alimentos en desorden está bien. No importa si tu hijo quiere comenzar a comer primero la fruta y terminar con las verduras.

3. A quién le importa qué hora es? Para la cena está bien el desayuno, y para el desayuno puedes comer la cena. Haz lo que funcione para ti y para tu toddler. Panqueques con huevos y fruta para el desayuno o pollo en trocitos para el desayuno, no tiene nada de malo, al final todo va al mismo lugar!

4. Prepara alimentos nutritivos. Trata de incluir verduras y frutas coloridas, carbohidratos de grano entero como arroz y pan integral, proteína como pechuga de pollo (es menos grasosa) a lo largo del día para que aunque sea melindroso, obtenga los nutrientes que necesita. Un niño de peso normal necesita alrededor de 1,000 calorías al día. Puedes calcular cuántas calorías necesita tu hijo así: Cada pulgada de altura es equivalente a 40 calorías.

5. Coman juntos. A veces al comer contigo, come lo que tú comes. Esto te ayudará a ti también a alimentarte mejor. Incluye zanahoria y camote en tu platillo de pollo, o agrega aguacate a tus hamburguesas para obtener mayor nutrición, juntos.

6. Cocinen juntos. Incluye a tu hijo en la preparación de los alimentos. Enséñale a hacer panqueques con formas divertidas y una carita feliz hecha con jalea. Platiquen mientras cocinan y explícale lo que está en su plato. Utiliza este momento para mejorar la comunicación y perfeccionar el desarrollo social y de lenguaje.

7. Seguridad en el tamaño y forma. El tip más importante es: Asegúrate que lo que le estás sirviendo a tu hijo tenga tamaño, forma y textura adecuados. Esto significa que estarás evitando alimentos que pueden tragarse enteros como tomate cherry, uvas, zanahorias mini, nueces, entre otros. Los alimentos deben ser pequeños, suaves y fáciles de masticar.

Fuente: Nutricionista. Elder Castillo

 

Leave a Reply