Dieta Saludable De Grasas Trans Y Saturada

  • Disminuye el consumo de alimentos con alto contenido de grasas trans. Entre éstos se encuentran la mayoría de los fritos y muchos productos industriales, como botanas, pasteles, galletas dulces y saladas. Si la etiqueta dice “hidrogenado” o “parcialmente hidrogenado“, trata de evitarlo. En términos generales, no consumas alimentos que tengan más de tres gramos de este tipo de grasas por porción.
  • Reduce el consumo de alimentos con muchas grasas saturadas. Hablamos de carne y los lácteos, así como de los aceites tropicales, por ejemplo, el de palma y el de coco. La mayoría de las personas consume cuatro veces más grasas saturadas que trans.
  • Únete a los esfuerzos para exigir a los restaurantes que revelen la cantidad de grasas trans y saturadas que contienen sus platillos. Los productores de alimentos están obligados a hacerlo, pero no los restaurantes, a pesar de que consumimos más de un tercio de las calorías de nuestra dieta fuera de nuestras casa.
  • En lugar de mantequilla, prueba las margarinas, que tienen pocas grasas trans y saturadas. Algunas marcas, sobre todo las que vienen en barra, tienen un bajo contenido de grasas trans, pero muy alto en grasas saturadas. Otras con presentación en tubo, tienen un bajo contenido de grasa saturada y están libres de grasas trans. Revisa con cuidado la información nutricional que tienen las etiquetas.
  • Cuando cocines, usa aceite bajos en grasas trans y saturadas, como el de oliva y el de canola, que además tienen la ventaja de tener altos contenidos en los beneficiosos ácidos grasos omega 3.

Todas las grasas tienen muchas calorías, así que usalas con moderación, incluso las “buenas”.

Leave a Reply