Ejercicios Divertidos Para Mujeres Despues Del Embarazo

Las mamás que disfrutamos de hacer ejercicio no queremos dejar de ejercitarnos, porque estar en forma nos motiva, nos llena de energía, nos ayuda a recuperar nuestra figura y también la autoestima, así como a regular nuestras alocadas hormonas.

!Excelente ejercicio!

Por fortuna, existe esta modalidad de clases con carriola en las que podrás hacer una variedad de ejercicios sin separarte de tu bebé; una caminata, trote o incluso carrera acompañada de varios intervalos en los que trabajarás distintos grupos musculares, al mismo tiempo que disfrutas de la compañia y sonrisas de tu hijo.

No necesitas llevar más que a tu nene, tu carriola, agua y un tapete o toalla para efectuar ciertos ejercicios en el piso. ¿Te has puesto a pensar en todo lo que lograrás ejercitarte con una carriola? Te sirve como apoyo para realizar sentadillas, desplantes, patadas, abdominales, saltos e incluso para utilizar otros accesorios como ligas, mancuernas o pelota.

Depresión Posparto

¿Sabías que el ejercicio disminuye la probabilidad de que sufras depresión posparto? Además, en esta modalidad fortalecerás el vínculo con tu hijo y predicarás con el ejemplo; los bebés aprenden por repetición, así que estas clases lo estimularán desde muy pequeño para compartir contigo la importancia de una vida sana y activa. Un bebé que ve a su madre feliz y en movimiento tiene menos probabilidades de convertirse en un adulto sedentario u obeso.

¿Qué hay de los malos hábitos?

Es muy común durante esta etapa que las mamás se vuelvan desorganizadas y se salten las comidas, o tengan malos hábitos alimentarios como comer de prisa sin sentarse a la mesa, llevar el desayuno en el coche, escoger sólo alimentos procesados, acudir continuamente a los restaurantes de comida rápida y echar mano de las típicas maquinitas para “llenar la panza”.

!Pero tranquila!

Pero no todo es culpa de fu falta de voluntad; el cortisol, la temida “hormona del estrés”, es la responsable de que se te antoje pura chatarra y se encarga además de favorecer la acumulación de grasa en el área abdominal, así que ten cuidado antes de enredarte en un círculo vicioso difícil de romper.

Elabora menús semanales y haz tus compras el fin de semana; encabeza una mecánica familiar para sentarte a la mesa a disfrutar de la comida; mete en tu bolsa refrigerios saludables y haz ejercicio. !Al cabo de una semana te darás cuenta de que ya no te sientes tan cansada!

Fuente: Rita Reisol, experta en nutrición y ejercicio.

 

Leave a Reply