Partes del cuerpo que debemos cuidar

Estas son algunas cosas básicas y simples que debemos recordar sobre el cuidado del cuerpo:

  • A medida que llegas a la pubertad, empezarás a transpirar más. Bañándose diariamente te mantendrás limpio y con buen olor. • Cepillarse los dientes al menos dos veces al día, sobre todo luego de las comidas, ayuda a evitar las caries y a tener buen aliento.
  • Si las glándulas sudoríparas producen mucho sebo (una sustancia aceitosa) podemos desarrollar granos. Los granos son una parte normal de la adolescencia, y no hay forma de evitarlos totalmente. La mejor solución es mantener la piel limpia con agua y jabones suaves. Pero no te laves en exceso la cara, ni uses jabones fuertes porque pueden dañar tu piel.
  • Come una dieta nutritiva llena de alimentos que brinden “energía”, “protección” y “reparación”. Evita comer muchos dulces y alimentos con grasas y fritos.
  • Haz mucho ejercicio. El ejercicio fortalece tu corazón, pulmones y músculos. Te mantiene en forma, en buen ánimo, y te hace sentirte bien contigo mismo.
  • Todos los cambios que estás pasando te desgastan, así que dale a tu cuerpo un tiempo para descansar; dormir alrededor de ocho horas por noche suele ser suficiente. Tener buenas prácticas de higiene, comer bien, hacer ejercicio frecuentemente y descansar el tiempo adecuado, hará que tu cuerpo funcione bien.

Con esto te sentirás bien físicamente, lo cual te ayudará a sentirte bien emocionalmente también.

Partes de tu cuerpo femenino que debes cuidar

Cada mujer tiene rasgos característicos que la distinguen, y puntos en su anatomía que le gusta resaltar. Sin embargo, hay partes específicas del cuerpo femenino a las que todas debemos poner especial atención.

No importa si asistes a una fiesta, a comprar o a laborar, estos puntos de tu cuerpo siempre deben lucir perfectos. Aquí no importa si eres alta o un poco rellenita, siguiendo estos tips seguro llamarás la atención en cualquier lugar.

1. Detrás del cuello

Estamos habituados a aplicar bloqueador solar a nuestra cara, pecho y brazos, pero generalmente olvidamos cuidar la parte de atrás de nuestro cuello. ¡Error! La exposición al sol puede hacer se vea viejo y arrugado, y cuando traemos el cabello recogido es lo primero que se ve. Así que no olvides cuidarlo de la misma manera que cuidas el resto de tu cuerpo.

2. Los pechos

No, claro que no estamos hablando de bubbies. El pecho es la parte que va desde donde termina el cuello hasta donde empiezan tus senos. Es un punto al que le debes poner especial cuidado pues suele ser el primer lugar donde los hombres ponen sus ojos. Aquí lucen los escotes y los collares, así que nunca lo subestimes. Además, es la carta de presentación de lo que esconde tu ropa.

3. Tus brazos

Tener unos brazos tonificados le da elegancia a nuestro cuerpo. Trata de no olvidarlos cuando vayas al gym e incluye rutinas para fortificarlos cada vez que hagas ejercicio. Cuando alguien se nos acerca, es el primer punto de nuestro cuerpo que tocarán. Además, no olvides traerlos humectados siempre.

4. Los codos

Unos codos bien cuidados hablan bien de una persona. Imagínate que el galán se te acerca, te toma del brazo y resbala lentamente su mano para llegar a las tuyas y… ¡o sorpresa! Se topa con unos codos resecos; fin de tu ligue. Exfoliarlos seguido que y aplica más crema humectante en esa área para que todo tu brazo luzca impecable.

5. La espalda

Es uno de los spots más sexys del cuerpo, tanto femenino como masculino; sin embargo, no la cuidamos lo suficiente, básicamente porque no la vemos. Uno de los principales problemas que podemos tener en cuanto a estética en la espalda, es el acné.

Te sugerimos enjuagarte muy bien el cabello para que no queden residuos de acondicionador en tu espalda, esto previene la formación de los horribles puntos rojos. Además, sécate muy bien después de bañarte para que no guarde humedad, pues eso fomenta la formación de impurezas. Y trata de exfoliar las partes que alcances con una esponja.

6. Tus muslos

Igual que el pecho, los muslos son la antesala de la diversión. Lamentablemente, 80% de las mujeres tenemos celulitis, y no hay muchos remedios para combatirla, excepto el masaje. Masajear tus piernas con un cepillo mientras te bañas ayuda a mejorar la circulación y mover los depósitos de grasa. Pero más allá de la celulitis que a todas nos ataca, recuerda tener siempre depilados tus muslos y humectarlos lo mejor que puedas. Si no podemos atacar los defectos, ¡resaltemos las cualidades!

7. La postura

Ok, la manera en que te paras no es exactamente una parte de tu cuerpo, pero sí es algo que puedes cuidar para lucir perfecta. Recuerda pararte derecha (sí, como decía tu mamá) y meter la panza. El viejo truco de los libros en la cabeza sigue funcionando. Una buena postura, además de dar elegancia a tu figura, te ayuda a prevenir problemas lumbares.

8. Las pompis

No importa si pesas 200 kilos o 50, los hombres siempre voltearán a ver tus pompis. Es un spot que todas las mujeres debemos cuidar y resaltar lo mejor posible. Ejercitarlas siempre que puedas, exfoliarlas, humectarlas y usa ropa que te ayude a darles una buena forma. Créenos, todos los hombres valorarán tus esfuerzos.

Los cuidados básicos del cuerpo

Este es un tema que, aunque nos parezca menos relevante, es igualmente útil. Saber cómo cuidar nuestra salud es importante, sobre todo porque muchos problemas de salud pueden evitarse y prevenirse si comemos bien, hacemos ejercicio, tenemos buenos hábitos de higiene y si cada uno se siente bien consigo mismo. Es nuestra responsabilidad cuidar nuestro cuerpo a diario para sentirnos lo mejor posible. Sólo tenemos un cuerpo; por lo tanto, ¡cuidémoslo!

MANTENERSE LIMPIO, OLER BIEN

Todos y todas queremos vernos bien, y sentirnos bien con nosotros y nosotras mismas. Vernos y sentirnos cómodos y a gusto con nuestra imagen, es importante durante la adolescencia, al igual que en el resto de etapas de la vida. Durante la pubertad, no sólo cambia la forma del cuerpo, sino que éste también empieza a producir nuevas secreciones y nuevos olores, lo cual puede preocupar a muchos jóvenes. Tener buenos hábitos de higiene es una buena manera de sentirnos cómodos con nuestro cuerpo mientras nos habituamos a estos cambios. El sudor, compuesto mayormente por agua, es producido por las glándulas sudoríparas, que se encuentra bajo la piel. Estas glándulas se vuelven mucho más activas durante la pubertad. Por ello, en esta etapa sentimos que empezamos a sudar mucho más, sobre todo en las axilas, las manos, los pies y los genitales, donde existen muchas glándulas sudoríparas.

 

Leave a Reply